martes, 13 de julio de 2010

Un beso? –No...-

He cogido la –mala, no sé- costumbre de realizar una pausa en el trabajo, por la tarde. Hoy no fue la excepción. Inicié la pausa, salí a comprar y a fumarme un cigarrillo. Asombrado, veía la cantidad de estudiantes que salían de un instituto cercano de inglés. Muchos de ellos, uniformados, escolares, púberes. De pronto me dieron ganas de tener sus edades. Qué joda.

Observaba cómo reían, cómo quedaban para el fin de semana, cómo regateaban a la señora del quiosco. Tras la tercera “pitada”, pasó por mi lado una pareja de éstos, chico y chica. Él insistiendo, ella asintiendo. Conversaban, no: él le conversaba. Entonces entendí: de pronto en la esquina, ambos estuvieron cara a cara, ella tratándose de despedir y él tratándole de robar un beso. Ella se negaba avergonzada, obviamente no quería hacerle sentir mal. Él “muy guapo”, insistía y se resentía con cada esquivo. Ella por momentos se dejaba, y al acercársele, se daba cuenta de los huecos en la cara, entonces reaccionaba asustada y se apartaba sonriente. De pronto, ella leyó mis pensamientos y se despidió con un “chau”, tomando como -perfecta- excusa el cambio de luz en el semáforo para poder –deshacerse de él- cruzar la pista y subir a su combi.

Mientras apago el cigarrillo, me pregunto: qué tan difícil puede ser el darse cuenta de un obvio rechazo? de un “hoy no pues, no!”; qué tan difícil puede ser entender que estás poniendo a una persona en una situación totalmente incómoda en donde más que hacerte “querer”, caes odioso y ridículo? …mare!

 

 

 

 

 

No hay comentarios: