martes, 21 de septiembre de 2010

Algo sucio.

Días de frío, impredecibles; bulliciosas y escandalosas campañas electorales; "poto audios", y demás.


Todos, todas, intolerables. Las campañas interrumpen el silencio; el frío expectora sujetos, como el que se encuentra sentado a mi lado, que aspira y deja deslizar el liquido mucoso de su nariz sin siquiera dar señales de la voluntad de querer "sonársela" de una puta buena vez.


Tal vez la intolerancia de algunos de nosotros y falta de empatía de otros, hacen cada vez más difícil la armonía y viabilidad de un desarrollo social continuo. Lo cual es un complejísimo problema, ya que la empatía se va generando en la medida que sientes como tuyo la posición o situación del otro y te ves reflejado en ella.  Entonces, lo lógico será preguntarse si es que en verdad me incomodaría, gustaría, beneficiaría, dañaría hacer algo que no me gustaría que me hagan.


En fin, mientras que seguimos esperando que el otro tome la iniciativa de ir a limpiarse la nariz, nosotros seguiremos sin ofrecer un pañuelo.











No hay comentarios: