jueves, 26 de diciembre de 2013

Momento Instagram

Hace poco, pasando el dedo por el Instagram, vi esta aplicación que selecciona las fotos de tu cuenta, en el 2013, con más “Like” y las coloca como parte de un video-resumen de 15 segundos. La página se llama Statigram, por si desean darle una revisada.

Me pareció muy genial ya que es sencillo, y tiene como música de fondo una instrumental que me gustó a la primera.

Les envié mi inscripción, ingresé mis datos de cuenta en Instagram, y en seguida –bueno, casi- me enviaron este pequeño vídeo.

¡Disfrútenlo! 

 

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

domingo, 15 de diciembre de 2013

El lunes más corto

Son las 4:00 am, y hoy tengo muchas cosas por hacer. Acabo de levantarme y estoy sentado en el filo de la cama. Aún mirando la noche entre la transparencia de las cortinas de la ventana de mi habitación.

4:15 am: Acabo de encender mi laptop, y espero que termine de cargar todo lo que tiene que cargar. Mientras me levanto al baño y hago lo de costumbre.

4:25 am: Me siento y comienzo a revisar mi correo personal. Muchas publicidades, y siempre que digo que me de-suscribiré de ellas, nunca termino haciéndolo. Hoy tampoco es la excepción.

4:35 am: Abro en una nueva pestaña el correo del trabajo. Y comienzo a revisar el listado de pendientes que quedaron de ayer. Quiero avanzar con alguno, pero es jodida la vida cuando sabes que muchos de esos pendientes no dependen de ti. Se necesitan respuestas para poder sacarlas de la lista.

5:00 am: Una vez depurada la lista de los pendientes, comienzo con los que están en mis manos, que a lo mucho son un par de cosas muy puntuales. Hecho esto, pienso que estoy exagerando al enviarlos a estas horas de la “madrugada”. Así que igual los envío.

Window5:30 am: He terminado, por el momento, con los correos, y ahora toca Twitter. Veo y mi Tweet-Line, y sigue siendo lo mismo de ayer. Las noticias publicadas hace algunas horas, ya las había visto ayer cuando abrí la sección noticias en mi página de inicio. No es sorpresa. Sin embargo, veo que hay imágenes curiosas y temas interesantes que alguno que otro ha colgado y los voy revisando.

6:20 am: Ya la luz comienza a filtrarse a través de la cortina de la habitación, así que me levanto, con celular en la mano, y me voy a la cocina a poner el agua a hervir. Me doy cuenta que las vasijas aún siguen sucias desde el día anterior –y anterior a éste- así que me pongo en ello. Al poco rato, comienza a sonar la tetera y saco la mantequilla de la refrigeradora para que vaya derritiéndose mientras termino de secarme las manos y alisto la taza.

7:00 am: Mientras tomo el desayuno, veo más muerte en la televisión que cualquier película de acción. Así que la apago y traigo mi laptop a la mesa, y mientras me sirvo un pan con mantequilla -ya cuasi derretida- comienzo a ver las publicaciones de algunos YouTubers. Me rio, me distraigo, me emociono y por ratos, me decepciono.

7:40 am: Dejo las vasijas en el lavadero y como ayer, continúo con mis cosas. Voy pensando en la ropa que usaré hoy; sin embargo termino cansándome de “pensar” y termino usando lo primero que encuentre.

8:00 am: A buscar las llaves. No las encuentro. Busco debajo del sofá, y ahí están. No me pregunten cómo llegaron ahí. Salgo de casa, y recibo una llamada. Debo encontrarme con una persona que entregará un trabajo. Debe ser hoy. La persona se encuentra a hora y media de distancia.

8:30 am: Llego a la oficina y recibo los correos para la empresa. Spam tras spam.  Borro los que nos sirven y a continuación a atender aquellos que sí.

9:00 am: Salgo de la oficina al encuentro con la cita de hoy. El tráfico matutino aún continúa conglomerado. Así que me tomará algo más de tiempo en llegar.

11:30 am: Estoy buscando dónde estacionar el auto, pero no encuentro sitio. Maldigo la hora que es y continúo dando vueltas por un lugar.

12:00 am: Voy con retraso y comienzo a llamar para anunciar mis disculpas y retraso, pero no me contestan. Encuentro un lugar, y me hago de él.

12:30 pm: Estoy dando vueltas en el lugar del supuesto encuentro, y nadie llega aún. Temo que se hayan ido, y adiós trabajo y por lo tanto, dinero.

Tráfico Javier Prado - Diego Ganoza

12:40 pm: Debo salir a las 10:00 pm, tengo el pasaje comprado, y debo dejarle comida a la mascota de la casa, debo hacerlo porque no hay nadie en casa. Recibo una llamada. Es del señor con el que he quedado, y me dice que demorará media hora en llegar. Se le hizo tarde la reunión que tenía.

01:15 pm: Llega el Sr., hablamos de negocios. Tomamos una gaseosa, y me da detalles.

01:45 pm: Debo ir a recoger unas encomiendas. Y el Sr, no deja de conversar. Le corto la entusiasta conversación, y nos despedimos. Es una hora y media de retorno. y quizá otra media hora hasta el lugar donde debo hacer el recojo.

03:45 pm: Me dicen que el recojo debe ser con una carta, y presentar el recibo. Les digo que no tengo el recibo. Así que me dicen que bastaría con el correo o número de envío. Les maldigo y salgo en busca de una cabina  a redactar e imprimir la carta y a enviarles el número de envío. No hay cabinas de internet cerca.

04:30 pm: No he almorzado y estoy terminando la carta. En media hora cierran, y estoy desesperado por salir corriendo a entregarla.

04:45 pm: Luego de una lenta impresión a blanco y negro, salgo de la Cabina de internet y me voy a recoger la encomienda. Llego y ya estaban por cerrar, la señorita me reconoce y le dice al tipo de seguridad que me deje entrar. Entrego la carta, reviso el código de envío, y finalmente me lo da.

05:15 pm: Estoy a media hora de casa, y aún no le compro la comida a la mascota; saldré varios días, así que debo llevarla a casa de la abuela que está a una hora. Como estoy cerca a la hora punta será un viaje de una hora y media. Sólo ida. El bus sale a las 10:00 pm.

05:45 pm: Llego al mercado. Compro la comida y algunas cosas más para casa.

06:30 pm: Llego a casa, saco a la mascota y la monto en el auto. No voy a llegar, comienzo a decirme.

08:00 pm: Sudado, llego a casa de la abuela, suelto a la mascota, y comienzo a dar indicaciones. Dejaré el auto ahí, pues el viaje lo haré en bus. Como les dije. La hora y media de viaje, con hora punta y congestionamiento incluido, me tomará más tiempo haciéndolo en transporte público.

08:30 pm: Entre rápidas indicaciones, salgo de la casa. Enrumbo al paradero, y los buses están demasiados llenos. Imposible viajar. Decido ir en taxi.

10:00 pm: El taxista desgraciado, me cobró lo que le dio la gana. Pero llegué. Soy el último en abordar. Subo a mi asiento y dejo mis cosas. Me recuesto y el bus comienza a salir de la terminal.

--
@diegoganoza

domingo, 8 de diciembre de 2013

Cambios en mi Vlog

Hola,

este mes, no por ser el último del año, he querido comenzar nuevos segmentos en mi canal en Youtube: diegolasindahouse. Además de la temática central.

La primera de ellas, es una sección a la que he llamado “House-Vlog”, en la que a través de vídeos de corta duración hablo de temas acerca de noticias, curiosidades y consejos sobre el Blogging. Lo genial de esta sección es que me tomo la libertad de publicar un vídeo en cualquier momento, independientemente de la cantidad que haya durante el día. Al ser vídeos informativos o de comentarios sueltos no sigo un guión.

Aquí uno de ellos:

La segunda sección la he llamado “House-Visual”; en esta sección publico algunas escenas, vídeos que no haya utilizado o que me hayan gustado, a manera de resumen del mes. Estas imágenes, en su mayoría, son escenas que no se han logrado publicar en mi canal diario ViureContigo.

Al ser una “recopilación”, son vídeos en donde se muestras imágenes, prescindiendo prácticamente de diálogo alguno. El contexto se construye con el pasar de las imágenes, y la música de fondo.

Aquí un ejemplo:

Finalmente, espero que se den una vuelta por mi canal en Youtube, y revisen los vídeos.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

miércoles, 4 de diciembre de 2013

#MovieTime Secretos del Poder

Existen aquellos días en los que no puedo dormir, entonces cojo mi laptop, y contra las reglas me pongo a ver una películas a altas horas de la noche. Esta vez fue “Los Secretos del Poder”, o en inglés “State of Play”.

Es una pelicula del 2009. Podría decir que es de acción; pero a la vez suspenso, porque se va abriendo trama conforme se van presentando los personajes y los eventos con un buen final. Russell Crowe es un periodista llamado Cal McCaffrey, metido en los rollos politiqueros en Estados Unidos. Me gustó su personaje, porque si yo hubiera sido periodista, me hubiera gustado desarrollar mi carrera como su personaje: estilo de vida, idiología, problemas, etc.

Luego está el congresista Stephen Collins, interpretado por Ben Affleck. Debo admitir que las últimas películas que he visto de él, me ha dejado sorprendido. Me ha gustado la calidad con la que desenvuelve su personaje. En esta película no hace la excepción y desempeña el rol de un congresista, que representa el futuro de su partido debido a su honradez. Ha sido elegido presidente del comité que supervisa los gastos de Defensa.

La esencia de la trama se desenvuelve cuando alguien asesina a la ayudante y también amante de Collins. Para esto McCaffrey es un viejo amigo de Collins –¡oh casualidad!-. Así que se ve envuelto en el trabajo de “investigación periodística” en este caso, al mismo tiempo que “trata” de limpiar la imagen de su amigo el Congresista. Mientras sigue la pista del asesino con la ayuda de su compañera Della, interpretada por la genial Rachel McAdams, descubre una tapadera que amenaza con hacer temblar las estructuras del poder de la nación.

No les cuento más. Véanla, en verdad está muy bien estructurada. Los actores son de primera, y la historia en algunas –incluida la nuestra- sociedades es archi conocida, pero no por ello deja de ser aburrida e intrigante.

Con esto, me gustaría dar inicio a una sección de recomendaciones de películas, que es un arte que me encanta, en este blog y así poder compartirlas con ustedes. Si alguna o alguno sabe de alguna película parecida o del mismo género, no dudes en dejarlo en los comentarios para poder entretenernos un rato.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

lunes, 2 de diciembre de 2013

Cuidando al perrito de la casa

Siempre he dicho que no soy de tener, mucho menos cuidar, una mascota. Ya hace bastante tiempo dejé de tener una. Pero hoy me encuentro cuidando y sosteniendo a una. Un perro al que le pusimos Gastón. Irónico es que el nombre salió de mi boca.

Ayer quise limpiar su “lugar en la casa”, pero no pude; corría y jugaba con mi pierna sin descansar. Resultaba imposible mantener limpio lo ya avanzado. Tenía que apurarme porque el sol estaba en plena condición para bañar a Gastón. Además de avanzar con mis cosas.

El tiempo era injusto conmigo, así que se me vino a la cabeza ¿por qué no llevarlo a bañar? Al paso que regresaba de mi trabajo, por la tarde, pasé por la veterinaria y pregunté el precio. Estaba excelente. Así que lo llevé.

2013-12-01 13.22.23

Cuando fui a dejarlo no se sintió mal ni nada, porque él es feliz con la gente que le hace “cariñito”. Resuelve los problemas tirándose al piso boca arriba y recogiendo sus patitas (#sofuckingcute). Lo dejé y luego de un par de horas regresé y me lo entregaron.

Le habían puesto un lazo azul y olía a limpio. Lo senté en el asiento de al lado, y durante el camino se sentó y estuvo tranquilo. Lo miraba y parecía que supiera que todo en la vida estaba bien.

Lo llevaré más seguido.

--
@diegoganoza

domingo, 24 de noviembre de 2013

Cuando quieres ser

Desde los inicios de nuestra vida, siempre se nos ha hablado de seguir “modelos”; aquellas personas, o modelos, que significan para nosotros una pauta, o ruta a seguir para realizar aquello que queremos ser.

Desde pequeños(as), muchas veces por jugar, los adultos nos preguntan qué queremos ser de grandes; siempre mencionamos una idea, y casi siempre le agregamos un “como…”. Quiero ser abogado como tal persona, quiero ser escritor como tal persona, quiero ser cocinero y ser como tal persona, quiero tener mi banda de rock como tal grupo, etc.

the_big_bang_theory_8

Conforme va pasando el tiempo, y la llegamos a la adolescencia, va despertando en nosotros un sentido de identidad fuertísima. Marcamos nuestra condición de persona frente a los demás identificando algo en nosotros que nos lleve a ser diferentes al resto. Me ha pasado que he recurrido a averiguar los orígenes de mi familia, además el significado de mis apellidos e incluso procedencia y demás; no contento con ello, ya que toma mucho tiempo, buscamos un estilo de actuar y vestir, es aquí donde nos vemos inmersos en grupos de amigos que escucha determinada música, o que practica algún deporte –se me vienen a la cabezas mis épocas de skateboarding, y sobretodo el karate-.

Luego, ya en la universidad –o antes-, comienza a gustarte el jugueteo con el sexo opuesto, y porqué no, a admirar –hormonalmente idiota- aquello que por naturaleza les queda perfecto. Redefines tu estilo e intentas acomodarte conforme has ido desarrollando: tu esencia. Cogemos las manías del grupo de amigos, aprendemos los tips del profesor, tomamos el corte de cabello de algún actor favorito, etc. Los mentores o modelos a seguir, como vemos, van cambiando. Siempre bajo una motivación.

Por último, nos comenzamos a dar cuenta que a lo largo de nuestra vida han aparecido muchas personas que se han ido, pero que han dejado algo en nosotros: modos de pensar, de hacer las cosas, de vestir, de trabajar, etc. A veces, sin querer, terminamos pareciéndonos. Sea para bien o para mal. Total, imitar no es malo, siempre y cuando logremos desarrollar aquello que nos beneficiará en nuestra calidad de persona.

--
@diegoganoza

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Información sin internet

El día de ayer, estuve en un desierto virtual: la realidad. Hoy en día, vivir sin internet es casi impensable. Sin embargo, así como el agua, que es un Derecho fundamental hoy en día, que no llega a todos los lugares por igual –y en determinados casos, no llega-.

A lo que decía. La mayor cantidad de mi información se encuentra subiéndose a la “nube”; a veces creo que es un peligro, pero otras pienso que es una gran ventaja. Sin embargo, cuando responde a un cordón umbilical como es la conexión, es una terrible pesadilla.

 

Desk1

 

En oportunidades como esa, es difícil saber qué hacer. Puedes tener lápiz y papel para reemplazar tu laptop, pero si no tienes la información adecuada, como libros, revistas, etc. No podrás avanzar gran cosa, salvo tu nombre en la carátula.

Por eso, lo que hago es pasar todo a físico, incluso lo que voy “subiendo a internet”. Sí, tengo cuadernos donde al menos escribo las ideas principales, o trabajos enteros. Trato de no perder la información que sé bien –o no tan bien- que utilizaré luego.

Sé que es tedioso e incluso se podría pensar que es una pérdida de tiempo, pero me sirve. Prefiero mil veces a perder un par de hora en traer todo a la “realidad”, que a pasarme varios días a encontrar un acceso a la red.

¿Y ustedes cómo hacen con su información?

--
@diegoganoza

jueves, 14 de noviembre de 2013

La mejor cámara para el Vlogging

Desde hace buen tiempo, comencé un par de vlogs. Sí con “v”, porque dícese del juego de palabras del Vídeo-Blog. A este punto, tengo dos vlogs: uno video-diario, y otro temático. Si aún no los ves, te invito a que los revises un rato.

 

IMG_2546

 

En el Vlog diario es casi seguro que grabe en la calle, en movimiento, ya sea que esté caminando o viajando; para este tipo de uso, la cámara debe ser “discreta”, en tanto forma y color, para que no llame la atención y así también darme un poco de seguridad.

Asimismo, debe ser pequeña, que me de esa facilidad en su manipulación y que no sea más grande que la palma de mi mano. Después de todo esto, y al estar expuesta al sonido de la calle, la captura de voz debe ser, en la medida de lo posible, óptima, que no me de dificultades en la edición del vídeo final.

Y para el Vlog temático, debo de usar una cámara que otorgue una buena calidad de imagen, que me permita jugar con los contrastes, la iluminación, y el desenfoque para trabajar con los puntos de atención. El sonido debe ser impecable en ella, y evitar la intromisión de vibraciones o viento.

 

IMG_2545

 

Como ven, son dos tipos de Vlogs, con los que bien podríamos asumir dos tipos de cámaras para cada uno: estático y dinámico. Digo esto por un tema profesional en cuanto a calidad de imagen, sonido, y prestaciones del equipo. Sin embargo he podido concluir, con buenos resultados, que la Canon que uso actualmente es para recomendar.

Es una Canon Ixus 220 HS:

- HS System (12,1 MP)
- Zoom 5x, 24 mm. IS Óptico
- Cuerpo de acero inoxidable
- Pantalla LCD PureColor II G de 6,7 cm (2,7")
- Full HD, zoom óptico. IS Dinámico
- Modo Smart Auto (32 escenas)
- Ráfaga de alta velocidad y Vídeo a Súper Cámara Lenta
- Resumen de Vídeo
- Modos de disparo creativos

Para más detalles dale click aquí.

Esta recomendación es a base de mi buena experiencia personal con el uso de esta cámara. Esto no es definitivo, ya que existen actualmente mejores equipos e incluso a precios bastante accesibles.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

sábado, 9 de noviembre de 2013

No leas esto por obligación

Hay palabras en este mundo que de sólo escucharlas o verlas, nos causa pereza y pesadez. Palabras que conocemos perfectamente su significado, y por lo tanto asumimos su carga sin haberla asimilado. Palabras como “leer”.

Desde pequeños nos obligan a leer. Cuando nos imponen una actividad es difícil que la hagamos con gusto y de buenas ganas. ¿No es así? Obligarnos significa para nosotros no sólo imposición, sino que además comenzamos a rechazarla. Con esto último no estoy diciendo que no se debería leer, a lo que voy es que podríamos cambiar esta obligación por una necesidad.

Cuando nosotros necesitamos algo, vemos la forma de conseguir satisfacer lo anhelado. No importa el costo, porque querer es poder, y qué mejor motivo que aquello que necesitamos; y más aún, que disfrutamos.

LibLa lectura, una vez asimilada (de obligación a satisfacción) ha cobrado, en muchos casos, una buena cantidad de nuestro tiempo y energía, que bien podríamos haberlos aprovechado si el enfoque inicial del que partimos hubiera sido otro.

Comprender una lectura que nos gusta, nos desestresa y distrae, incluso más que escuchar música, disfrutar una taza de café, e incluso una caminata (el sexo no está dentro de la lista, no se preocupen). Estoy siendo objetivo, no estoy desvalorando estas últimas actividades con la lectura.

Leer y disfrutar de una lectura hace que nuestro cerebro se mantenga joven. La actividad neuronal que se genera dentro: razonamiento, imaginación, etc. Son el gimnasio perfecto para que la fortaleza de nuestro cerebro perdure cuando ingresemos a una edad avanzada, ya que es como cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, su edad y mantenimiento dependerá de la forma cómo lo utilicemos.

Finalmente, leer nos ayuda a desarrollar nuestra empatía. Habilidades como al empatía, son de aquellas que en nuestra sociedad hace muchísima falta. La empatía nos ayudan a identificar mental y afectivamente el estado de ánimo del otro: “ponerse en los zapatos del otro”, como dice el dicho.

Espero que con este post, podamos ver una manera distinta el desarrollo de la lectura, y por ende nuestra comprensión de aquello que se nos comunica. Ya que, en un mundo donde la tecnología ha llevado a otro nivel la masiva forma de comunicarnos, entender lo que recibimos, nos ayudará a ser selectivos y a controlar mejor los canales que nos sirven de fuentes: para nuestra distracción, estudios, trabajos, etc.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Trabaja en lo que quieras

En estos últimos días he escuchado decir que el Perú está creciendo, y que hay mucho trabajo por estos lares. Ya han salido a la luz diversos estudios e informes que dan a conocer las demandas profesionales y técnicas que requiere el país para satisfacer un mercado laboral en constante crecimiento.

Veo que muchos optan por conseguir un trabajo en una empresa, y en esto último puedo decir que soy testigo de que muchos amigos y conocidos cercanos han posicionado sus labores en importantes empresas, cosa que me sorprende y alegra mucho.

Writer - Diego GanozaPor otro lado, como sabemos, trabajar en una gran empresa, tiene muchísimas ventajas y desventajas; y armar tu propia empresa, también tiene lo suyo, la mayoría de motivos bastante seductores para mí.

En lo personal, estoy optando por hacer mi propia empresa. Estudio Derecho, y lo que podría venirte a la mente es que arme un Estudio de Abogados, una empresa Consultora, o quizás alguna sucursal de alguna firma de prestigio.

La verdad es que no descarto ninguna de esas ideas, ni tampoco descarto las que yo tengo en mente; ya que con el transcurrir del tiempo, y desarrollando mi carrera en diversos centros laborales, estoy descubriendo poco a poco que las herramientas de vida: como la experiencia y los estudios, no son más que “medio” para alcanzar aquello que verdaderamente vendría a ser “tu trabajo”, aquello que te dará bocados de felicidad.

Porque hacer lo que te gusta  y ganar dinero con ello, es lo ideal para muchos. Lo único laborioso en esta etapa es saber y conocer cómo redirigir esos esfuerzos y conocimientos a lograr aquello que te gusta hacer.

Muchos dicen que el negocio de McDonalds es la venta de las hamburguesas, pero la verdad es que su negocio no son las hamburguesas, es el sistema que hay detrás. ¿Por qué si mi abuela cocina mejores hamburguesas que McDonalds, no tiene tanto éxito de ventas como lo tiene esta empresa? Pues bien, el tema es que no importa lo que vendas, por muy insignificante que sea, siempre habrá la forma de hacerlo atractivo.

Espero que te animes y comentes un poco de lo que piensas acerca de esto último. ¿Cómo hacer atractivo algo que para ti posiblemente no lo es?

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza

miércoles, 30 de octubre de 2013

Caos en la Biblioteca

Llevo tiempo pensando en un tema de investigación, para un proyecto personal que estoy emprendiendo. Me gusta. Lo mejor de estudiar un tema que te guste es que el aprendizaje es enriquecedor en todos los sentidos. No hay presión de una nota, no hay pendientes para un tutor, no hay compromiso con terceros más que con tu entusiasmo.

BooksMuy pocas veces hablo acerca de mis cosas, pero ello no significa que pueda compartir algunas que me encuentro en el camino. Como hoy. Siempre armo el esquema para trabajarlo luego. Lo trabajo en dos espacios: el contenido del esquema y el orden de dicho del trabajo.

Cuando tengo el esquema a medias –porque van cambiando-, me gusta comenzar a divagar acerca de la hipótesis de la que he partido. En ello, me encuentro con cosas divertidas, ya que comienzo a revisar en internet si alguien lo hizo antes y ¡oh sorpresa! siempre encuentro algo relacionado. Más genial es encontrar quien contradice lo que he comenzado a hacer.

Sigo buscando en internet y recuerdo haber visto en algún índice, de algún libro de mi biblioteca personal, algo parecido o vinculado al tema; entonces, voy y me encuentro con que ¡oh sorpresa! sí que lo había. Hoy encontré textos interesantes, y no sólo eso, sino que además encontré artículos sobre temas misceláneos que me encantan.

Definitivamente, necesito comenzar a armar un índice, o guía de todos los temas y artículos que tengo en los libros de mi biblioteca. Por ahí se me ocurre armar una hoja Excel, sin embargo el Excel me parece tan aburrido que estoy buscando otra forma de organizarla.

Si tú, que me lees, conoces alguna manera fácil, sencilla y rápida de organizar una biblioteca, te agradecería que me dejes en los comentarios de este post tus sugerencias o ideas. No recurro al internet porque pienso que contar la experiencia personal es más exacta.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

jueves, 24 de octubre de 2013

Fin de semana depurativa

Creo que no soy el único al que conforme va encontrando buena información, la va guardando. Siempre por si acaso la necesite en algún momento.

Simple-deskSin embargo, esa buena información, con el tiempo deja de serlo y se convierte en obsoleta. Pues eso, lo supe este fin de semana cuando la cantidad de información almacenada en mi sistema de fuentes estaba que colapsaba, y el tiempo parecía demasiado ingrato cuando me ponía a revisarla.

Soy de encariñarme con las cosas, pienso que en algún momento me volverán a servir, y las guardo. Luego, aunque no me sirvan, les cojo cariño, y las sigo conservando. Me cuesta deshacerme.

Me resulta curioso que esto, en algunos casos, también se les aplique a las personas. No sé si les ha pasado. Hubieron personas en mi vida que en algún momento fueron un “tema central”, y que hoy por hoy, –casi- ni se aparecen en mis asuntos cotidianos. No es que trate a las personas como objetos y las “ponga a ese nivel”, pero es la verdad cuando me refiero a su “influencia”, mas no a su valor como tales.

En fin. Volvamos al tema del presente post. Ya me deshice de muchas páginas web en mi Feed, he dejado de seguir a muchas cuentas en Twitter e Instagram; y además borré música que apenas comenzaban las adelantaba para escuchar la siguiente. Ha sido una buena elección comenzar con ello, ya que ahora siento una ligereza y un nuevo ambiente increíble.

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza

domingo, 13 de octubre de 2013

Si de compartir se trata

Siempre me ha gustado expresarme, y dar a conocer mis ideas. Mas nunca he pensando en conseguir una fama o reconocimiento en base a ello; sin embargo, lo vengo haciendo bajo una necesidad personal-social de integrar críticas, información y, porqué no, nuevas formas de hacer las cosas (si no resultan buenas, se corrigen).

Desde hace algún tiempo, vengo manteniendo un “Vlog”. Ideas y expresiones transmitidas a través de un vídeo. Ello, en Youtube. Siempre trato de sacar tiempo de donde no lo hay para poder darle movimiento, y publicar nuevas cosas. La información que muchas veces llega a mí, no logro canalizarla efectivamente, y el Vlog es una herramienta ideal.

He integrado como parte de mis días una publicación a la semana, tal y cual lo hice con la generación de contenidos en este Blog, de tal forma que renueve mi compromiso en expresar vía vídeos nueva información a quienes se puedan servir de ella. A quienes las necesiten.

Porque en este mundo donde la información está en todas partes y de diversa calidad, me seduce la idea de recoger la que considero buena y útil y darla a conocer. Porque así como el esfuerzo cuesta una serie de recursos, también debe ser reconocido y promocionado.

Sin más, por el momento, les dejo el nuevo vídeo introductorio a mi canal en YouTube. Me dices si te gusta, y de paso aprovechas en revisarlo un poco y suscribirte para seguir compartiendo cosas.

 

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza

viernes, 11 de octubre de 2013

Sentimiento de retorno

Regresar a Lima me causa conmoción y extrañeza a la vez. Todo comienza dos días antes del viaje, ya comprado el pasaje por supuesto. Me gusta hacer el “Check-in”, verificar que todos mis datos estén correctos, que la fecha y hora correspondan al ticket, y sobretodo: elegir mi asiento. Suelo preferir el lado de la ventana y el lado izquierdo del avión. Me gusta ir en medio, encima del ala, siempre me digo “por si acaso”.

Siempre he creído que un avión es uno de los transportes más seguros que hay.

Go into the airport and buy tickets for a random flightUna vez hecho el check-in, voy revisando y alistando la maleta de 23 kilos que me permite la tarifa elegida al momento. Usualmente suelen aceptarme dos maletas grandes, pero también hay de las que tocan un sóla. Personalmente, prefiero una. No sólo por la comodidad de saber que llevo “sólo una”; sino que además el peso que cargo es menos. Prefiero utilizar el menor tiempo posible para estos tipos de trámites viajeros.

Me gusta ir 3 horas antes del vuelo, no porque la aerolínea lo indique; sino porque me gusta disfrutar del tiempo en el aeropuerto. Me gusta el sabor de las despedidas, los reencuentros, y más que todo admirar los despegues y aterrizajes. Imaginarme la emoción de las personas al sentir que su avión ha tocado tierra –o comienza el vuelo-, y estarán pronto al alcance de los abrazos y besos.

Lo mismo siento yo.

He canalizado los sentimientos para despedirme o saludar, siempre soy consciente que cada uno son nuevos comienzos, que son aventuras por desarrollar. Con muchas ganas y mucha fuerza para que todo salga bien, y bien es que se haga conforme a lo que nuestro corazón y bienestar demanden. Sólo así me siento tranquilo. Seguro.

Ubico la puerta de embarque y espero. Mientras lo hago, disfruto mucho de la lectura, y la fotografía. Aunque soy un fanático de este estado, trato siempre de aprovechar al máximo ese tiempo para mí: pienso, imagino, y proyecto.

--
@diegoganoza

miércoles, 2 de octubre de 2013

Me gusta el café

Van siendo años que voy dándome cuenta de las costumbre que tengo y he adquirido a lo largo de todos estos años de mi vida. Debo admitirles que muchos de ellos no me gustan, así como hay otro grupo que sí. Dentro de las más resaltantes, se encuentra el gusto por el café.

la fotoNo me considero un “adicto” al café, pero sí un entusiasta. Considero al café no sólo por ser materia prima y haber logrado un resaltante mercado mundial como tal; sino además por su poder de convocatoria y de transformar los días.

Al poder de convocatoria me refiero a las frases que hoy en día, rigen alguna reunión o una bonita tarde en mis días. Cuando un amigo o amiga desea conversar o simplemente pasar el rato con anécdotas o proyectos en mente; se me viene a la mente una deliciosa tasa de café de por medio. El sabor “amargo” le da sobriedad al momento, y la negra dulzura de su aroma reviven los momentos de ideas y animados diálogos. Definitivamente, un buen acompañante de por medio.

Además, confirmo que transforma mis días porque en las mañanas siento que hace el papel de un buen “animador”. Con el cuerpo aún adormecido por las “acurrucantes” sábanas de invierno; el café me motiva a seguir la mañana y con mejores ánimos.

Sin embargo, también les afirmé que no soy fanático de él, porque los detalles que les acabo de dar con terminan en él; si bien es cierto que me gusta disfrutar de una buena taza, ello no quiere decir que sea lo único que lo haga. Un buen compañero de reuniones y un buen animador por las mañanas mucho dependerá de nuestros gustos y ánimos. Te invito a que encuentres en él, en la música, el deporte, en tus propios sueños aquel detonante que de aroma y sabor a cada uno de tus días.

--
@diegoganoza

domingo, 29 de septiembre de 2013

Mercadillos de domingo

Siempre se dice que para todo hay solución. Muchas nos gustan, otras no. Sin embargo, como siempre la han habido. Existe dentro de cada sociedad, una costumbre que nos otorga un respiro, una salida a lo “inalcanzable” en un preciso momento. Una solución podrían ser los créditos otorgados por los bancos, y lo otro –muy usado por estos lares- levantarse temprano un domingo para ir de compras al mercadillo.

Los mercadillos son “pequeños mercados” en donde encuentras todo tipo de artículos, en especial para el hogar y la moda. He llegado a encontrar perfumes desde 10 euros –que en tienda está cerca de los 90 euros-, hasta artículos para el coche o auto. Siempre a precios reducidos. Pero como en todo, debes saber escoger.

Aquí en Barcelona, hay muchos mercadillos, muchos integrados por gitanos. Y por ser tales, tienen una forma muy particular de hablar y de llamar a sus clientes. Cada vez que los escucho “arengar” sus productos a viva voz, me hacen mucha gracia; lo cual resulta efectivo para llamar la atención: “¡u´ euro, u´euro! – ¡mira que se me acaba! – ¡no se me amontone´ que para todos hay! – ¡mira chochete, mira que se acaba! – ¡eh´ payo qué está´ buscando! – ¡oye mira, que son tre´, son tre´ pares los que vienen, a u´ euro!” – etc.

Me temo afirmar que soy muy “especial” para encontrar lo que busco. En gustos y colores, me pierdo y casi nunca me convence lo que encuentro. Sin embargo, los bajos precios ayudan mucho a tomar decisiones de último momento. Siempre he encontrado polos, chaquetas, y… perfumes. Comprarlos ahí, me ha permitido disfrutar de largos paseos en el fin de semana.

--
@diegoganoza

viernes, 27 de septiembre de 2013

Desde Barcelona

Hola. Les escribo desde Barcelona. He llegado hace unos días, y también me iré dentro de unos días. He aprovechado unas ofertas especiales para venir a hacer unos trámites personales, y por supuesto a ver a mi esposa, Raquel.

El cambio de clima entre ambos hemisferios me está afectando: no dejo de sudar todos los –putos- días; además, las ansias por una taza de café me viene cualquier hora del día.

Por ratos siento que Barcelona no es la misma que dejé hace varios meses atrás. Está en constante “lucha independentista”, encuentro más banderas catalanas colgadas de los balcones, que de costumbre. Escucho el catalán en casi todo momento. Y más aún durante estas festividades por el día de la Mercè.

Sin embargo, la mayor parte del tiempo sigue siendo la misma de siempre: para y de todo. Siempre he pensado que Lima y Barcelona se parecen en muchas cosas. Ambas son ciudades que albergan una gran cantidad de personas migrantes. Ambas lidian el día a día con problemas de presupuestos gubernamentales; y una gran tasa de desempleo. Ambas ciudades han tenido momentos “cumbres” en los que tuvieron grandes cambios –tanto sociales como económicos-, pero una se encuentra en Perú y la otra en España.

No me quejo. Tengo la gracia de vivir –o haber vivido- en ambos sitios, y estuve bien en ambos. Sin embargo siempre pienso que de alguna manera podrían incluso a complementarse. El orden que posee Barcelona podría adquirirlo Lima –incluído el tránsito-; y las garras de vivir en una “crisis económica”, la tiene Lima desde hace décadas. El término “emprendedor” siempre ha existido en el Perú, pero como dije en un tweet, hoy en día se rentabiliza.

Auguro que Barcelona continuará siendo como es. Bajo el paternal Estado Español, y compartiendo –lidiando- con sus hermanas las comunidades autónomas. Lima, es la hija emancipada, libre y terca. Perú tuvo a Lima muy joven y por ratos ambas se confunden en sus roles; caprichosa como es, aún goza de problemas y desigualdades. 

Mientras tanto, en ellas forjo las herramientas que más adelante me llevarán a seguir cruzando etapas y proyectando nuevos ideales.

--
@diegoganoza

martes, 6 de agosto de 2013

La emoción frustrada

Quiero escribir. Pero los días han comenzado a no tener horas. Recuerdo cuando desperté el día lunes de la semana pasada, y lo recuerdo como si fuera hoy. Entiendo también que mis días comienzan a parecerse uno del otro. Esto sólo puede significar una cosa –para mí-: emoción.

DeskCuando los días comienzan a desaparecer y sólo resaltan “momentos” sin más, es porque mis horarios están mal. Levantarme corriendo, pasar la tarde haciendo cosas que no debería o que tendrían que hacerlas en otro instante; terminar el día con un cansancio dado a propósito por mí; y por último, dormir luego de dos horas de dar vueltas en la cama, me dicen que estoy hecho un caos. Es mi desorden. Y no me gusta.

Hace algunos años llevé un taller sobre la gestión de horarios y tareas durante el día. Me salió de putamadre –bien- durante la semana siguiente de acabado el taller: realizaba todo lo que quería en el día, me alcanzaba el insuficiente tiempo, el día tenía 24 horas y sobraban. Quise repetirlo todos los meses, pero no pude. La emoción por el “quiero hacerlo ya” volvió a mí. El gusto por satisfacer ese ímpetu por realizar algo “ya” volvió a ser irresistible, insaciable.

Me he convertido en un adicto. Estoy enfermo por querer hacer cosas en el momento en que se me ocurren, porque sé que luego no lo tendré: como el sabor de chicle en la primera masticada, como la primera pitada del cigarrillo nuevo, el despertar antes de abrir los regalos en navidad, y demás. Me doy cuenta, luego de esto, que el verdadero problema no es organizarse, sino saber controlar la frustración de dejar para después aquello que no tiene que ver necesariamente con opacar la frustración del final del día: como el post de hoy.

-Quiero un café. ¿quieres uno?-

--
@diegoganoza

lunes, 25 de febrero de 2013

Premio a la investigación. Premio a la dedicación.

Hace unos días, recibí un reconocimiento por haber realizado un ensayo jurídico. Sí, relativo a mi carrera. Y es que cuando algo te apasiona y te encierra de gustos, el límite de su desarrollo lo tienes tú.

Cuando comencé a escribir este trabajo, se me vino a la cabeza muchas cosas. Desde los pensamientos personales sobre mis decisiones, hasta la realización del contexto en el que he vivido, y en el que me gustaría vivir. Algo sumamente complejo de esquematizar, y sobre todo de abreviar. Pero, se me vino a la cabeza el recuerdo de una persona que fue muy especial para mí; recordé sus pensamientos, su modo de ver las cosas, los hechos en que vivió, y supe que ya tenía hecho mi trabajo.

Soy consciente que vivo, vivimos, en una sociedad de la políticaAbuelo Antonio del "así no más", y del "ya lo sé, pero me da flojera"; pero la motivación de estos concursos, o eventos académicos es casualmente otorgar una salida a este tipo de pensamientos, e identificar la labor que nos es inherente como estudiantes, como personas.

Quiero dedicar de manera especial, este reconocimiento, a mi abuelito Antonio. Un gran padre, un incomparable abuelo, que con su esfuerzo e inagotable dedicación a su familia, dejó en mí un reconocible ejemplo de vida y persona.

-A ti abuelito Antonio. Gracias.-

--
@diegoganoza