lunes, 25 de febrero de 2013

Premio a la investigación. Premio a la dedicación.

Hace unos días, recibí un reconocimiento por haber realizado un ensayo jurídico. Sí, relativo a mi carrera. Y es que cuando algo te apasiona y te encierra de gustos, el límite de su desarrollo lo tienes tú.

Cuando comencé a escribir este trabajo, se me vino a la cabeza muchas cosas. Desde los pensamientos personales sobre mis decisiones, hasta la realización del contexto en el que he vivido, y en el que me gustaría vivir. Algo sumamente complejo de esquematizar, y sobre todo de abreviar. Pero, se me vino a la cabeza el recuerdo de una persona que fue muy especial para mí; recordé sus pensamientos, su modo de ver las cosas, los hechos en que vivió, y supe que ya tenía hecho mi trabajo.

Soy consciente que vivo, vivimos, en una sociedad de la políticaAbuelo Antonio del "así no más", y del "ya lo sé, pero me da flojera"; pero la motivación de estos concursos, o eventos académicos es casualmente otorgar una salida a este tipo de pensamientos, e identificar la labor que nos es inherente como estudiantes, como personas.

Quiero dedicar de manera especial, este reconocimiento, a mi abuelito Antonio. Un gran padre, un incomparable abuelo, que con su esfuerzo e inagotable dedicación a su familia, dejó en mí un reconocible ejemplo de vida y persona.

-A ti abuelito Antonio. Gracias.-

--
@diegoganoza