miércoles, 30 de octubre de 2013

Caos en la Biblioteca

Llevo tiempo pensando en un tema de investigación, para un proyecto personal que estoy emprendiendo. Me gusta. Lo mejor de estudiar un tema que te guste es que el aprendizaje es enriquecedor en todos los sentidos. No hay presión de una nota, no hay pendientes para un tutor, no hay compromiso con terceros más que con tu entusiasmo.

BooksMuy pocas veces hablo acerca de mis cosas, pero ello no significa que pueda compartir algunas que me encuentro en el camino. Como hoy. Siempre armo el esquema para trabajarlo luego. Lo trabajo en dos espacios: el contenido del esquema y el orden de dicho del trabajo.

Cuando tengo el esquema a medias –porque van cambiando-, me gusta comenzar a divagar acerca de la hipótesis de la que he partido. En ello, me encuentro con cosas divertidas, ya que comienzo a revisar en internet si alguien lo hizo antes y ¡oh sorpresa! siempre encuentro algo relacionado. Más genial es encontrar quien contradice lo que he comenzado a hacer.

Sigo buscando en internet y recuerdo haber visto en algún índice, de algún libro de mi biblioteca personal, algo parecido o vinculado al tema; entonces, voy y me encuentro con que ¡oh sorpresa! sí que lo había. Hoy encontré textos interesantes, y no sólo eso, sino que además encontré artículos sobre temas misceláneos que me encantan.

Definitivamente, necesito comenzar a armar un índice, o guía de todos los temas y artículos que tengo en los libros de mi biblioteca. Por ahí se me ocurre armar una hoja Excel, sin embargo el Excel me parece tan aburrido que estoy buscando otra forma de organizarla.

Si tú, que me lees, conoces alguna manera fácil, sencilla y rápida de organizar una biblioteca, te agradecería que me dejes en los comentarios de este post tus sugerencias o ideas. No recurro al internet porque pienso que contar la experiencia personal es más exacta.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

jueves, 24 de octubre de 2013

Fin de semana depurativa

Creo que no soy el único al que conforme va encontrando buena información, la va guardando. Siempre por si acaso la necesite en algún momento.

Simple-deskSin embargo, esa buena información, con el tiempo deja de serlo y se convierte en obsoleta. Pues eso, lo supe este fin de semana cuando la cantidad de información almacenada en mi sistema de fuentes estaba que colapsaba, y el tiempo parecía demasiado ingrato cuando me ponía a revisarla.

Soy de encariñarme con las cosas, pienso que en algún momento me volverán a servir, y las guardo. Luego, aunque no me sirvan, les cojo cariño, y las sigo conservando. Me cuesta deshacerme.

Me resulta curioso que esto, en algunos casos, también se les aplique a las personas. No sé si les ha pasado. Hubieron personas en mi vida que en algún momento fueron un “tema central”, y que hoy por hoy, –casi- ni se aparecen en mis asuntos cotidianos. No es que trate a las personas como objetos y las “ponga a ese nivel”, pero es la verdad cuando me refiero a su “influencia”, mas no a su valor como tales.

En fin. Volvamos al tema del presente post. Ya me deshice de muchas páginas web en mi Feed, he dejado de seguir a muchas cuentas en Twitter e Instagram; y además borré música que apenas comenzaban las adelantaba para escuchar la siguiente. Ha sido una buena elección comenzar con ello, ya que ahora siento una ligereza y un nuevo ambiente increíble.

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza

domingo, 13 de octubre de 2013

Si de compartir se trata

Siempre me ha gustado expresarme, y dar a conocer mis ideas. Mas nunca he pensando en conseguir una fama o reconocimiento en base a ello; sin embargo, lo vengo haciendo bajo una necesidad personal-social de integrar críticas, información y, porqué no, nuevas formas de hacer las cosas (si no resultan buenas, se corrigen).

Desde hace algún tiempo, vengo manteniendo un “Vlog”. Ideas y expresiones transmitidas a través de un vídeo. Ello, en Youtube. Siempre trato de sacar tiempo de donde no lo hay para poder darle movimiento, y publicar nuevas cosas. La información que muchas veces llega a mí, no logro canalizarla efectivamente, y el Vlog es una herramienta ideal.

He integrado como parte de mis días una publicación a la semana, tal y cual lo hice con la generación de contenidos en este Blog, de tal forma que renueve mi compromiso en expresar vía vídeos nueva información a quienes se puedan servir de ella. A quienes las necesiten.

Porque en este mundo donde la información está en todas partes y de diversa calidad, me seduce la idea de recoger la que considero buena y útil y darla a conocer. Porque así como el esfuerzo cuesta una serie de recursos, también debe ser reconocido y promocionado.

Sin más, por el momento, les dejo el nuevo vídeo introductorio a mi canal en YouTube. Me dices si te gusta, y de paso aprovechas en revisarlo un poco y suscribirte para seguir compartiendo cosas.

 

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza

viernes, 11 de octubre de 2013

Sentimiento de retorno

Regresar a Lima me causa conmoción y extrañeza a la vez. Todo comienza dos días antes del viaje, ya comprado el pasaje por supuesto. Me gusta hacer el “Check-in”, verificar que todos mis datos estén correctos, que la fecha y hora correspondan al ticket, y sobretodo: elegir mi asiento. Suelo preferir el lado de la ventana y el lado izquierdo del avión. Me gusta ir en medio, encima del ala, siempre me digo “por si acaso”.

Siempre he creído que un avión es uno de los transportes más seguros que hay.

Go into the airport and buy tickets for a random flightUna vez hecho el check-in, voy revisando y alistando la maleta de 23 kilos que me permite la tarifa elegida al momento. Usualmente suelen aceptarme dos maletas grandes, pero también hay de las que tocan un sóla. Personalmente, prefiero una. No sólo por la comodidad de saber que llevo “sólo una”; sino que además el peso que cargo es menos. Prefiero utilizar el menor tiempo posible para estos tipos de trámites viajeros.

Me gusta ir 3 horas antes del vuelo, no porque la aerolínea lo indique; sino porque me gusta disfrutar del tiempo en el aeropuerto. Me gusta el sabor de las despedidas, los reencuentros, y más que todo admirar los despegues y aterrizajes. Imaginarme la emoción de las personas al sentir que su avión ha tocado tierra –o comienza el vuelo-, y estarán pronto al alcance de los abrazos y besos.

Lo mismo siento yo.

He canalizado los sentimientos para despedirme o saludar, siempre soy consciente que cada uno son nuevos comienzos, que son aventuras por desarrollar. Con muchas ganas y mucha fuerza para que todo salga bien, y bien es que se haga conforme a lo que nuestro corazón y bienestar demanden. Sólo así me siento tranquilo. Seguro.

Ubico la puerta de embarque y espero. Mientras lo hago, disfruto mucho de la lectura, y la fotografía. Aunque soy un fanático de este estado, trato siempre de aprovechar al máximo ese tiempo para mí: pienso, imagino, y proyecto.

--
@diegoganoza

miércoles, 2 de octubre de 2013

Me gusta el café

Van siendo años que voy dándome cuenta de las costumbre que tengo y he adquirido a lo largo de todos estos años de mi vida. Debo admitirles que muchos de ellos no me gustan, así como hay otro grupo que sí. Dentro de las más resaltantes, se encuentra el gusto por el café.

la fotoNo me considero un “adicto” al café, pero sí un entusiasta. Considero al café no sólo por ser materia prima y haber logrado un resaltante mercado mundial como tal; sino además por su poder de convocatoria y de transformar los días.

Al poder de convocatoria me refiero a las frases que hoy en día, rigen alguna reunión o una bonita tarde en mis días. Cuando un amigo o amiga desea conversar o simplemente pasar el rato con anécdotas o proyectos en mente; se me viene a la mente una deliciosa tasa de café de por medio. El sabor “amargo” le da sobriedad al momento, y la negra dulzura de su aroma reviven los momentos de ideas y animados diálogos. Definitivamente, un buen acompañante de por medio.

Además, confirmo que transforma mis días porque en las mañanas siento que hace el papel de un buen “animador”. Con el cuerpo aún adormecido por las “acurrucantes” sábanas de invierno; el café me motiva a seguir la mañana y con mejores ánimos.

Sin embargo, también les afirmé que no soy fanático de él, porque los detalles que les acabo de dar con terminan en él; si bien es cierto que me gusta disfrutar de una buena taza, ello no quiere decir que sea lo único que lo haga. Un buen compañero de reuniones y un buen animador por las mañanas mucho dependerá de nuestros gustos y ánimos. Te invito a que encuentres en él, en la música, el deporte, en tus propios sueños aquel detonante que de aroma y sabor a cada uno de tus días.

--
@diegoganoza