miércoles, 2 de octubre de 2013

Me gusta el café

Van siendo años que voy dándome cuenta de las costumbre que tengo y he adquirido a lo largo de todos estos años de mi vida. Debo admitirles que muchos de ellos no me gustan, así como hay otro grupo que sí. Dentro de las más resaltantes, se encuentra el gusto por el café.

la fotoNo me considero un “adicto” al café, pero sí un entusiasta. Considero al café no sólo por ser materia prima y haber logrado un resaltante mercado mundial como tal; sino además por su poder de convocatoria y de transformar los días.

Al poder de convocatoria me refiero a las frases que hoy en día, rigen alguna reunión o una bonita tarde en mis días. Cuando un amigo o amiga desea conversar o simplemente pasar el rato con anécdotas o proyectos en mente; se me viene a la mente una deliciosa tasa de café de por medio. El sabor “amargo” le da sobriedad al momento, y la negra dulzura de su aroma reviven los momentos de ideas y animados diálogos. Definitivamente, un buen acompañante de por medio.

Además, confirmo que transforma mis días porque en las mañanas siento que hace el papel de un buen “animador”. Con el cuerpo aún adormecido por las “acurrucantes” sábanas de invierno; el café me motiva a seguir la mañana y con mejores ánimos.

Sin embargo, también les afirmé que no soy fanático de él, porque los detalles que les acabo de dar con terminan en él; si bien es cierto que me gusta disfrutar de una buena taza, ello no quiere decir que sea lo único que lo haga. Un buen compañero de reuniones y un buen animador por las mañanas mucho dependerá de nuestros gustos y ánimos. Te invito a que encuentres en él, en la música, el deporte, en tus propios sueños aquel detonante que de aroma y sabor a cada uno de tus días.

--
@diegoganoza

No hay comentarios: