domingo, 24 de noviembre de 2013

Cuando quieres ser

Desde los inicios de nuestra vida, siempre se nos ha hablado de seguir “modelos”; aquellas personas, o modelos, que significan para nosotros una pauta, o ruta a seguir para realizar aquello que queremos ser.

Desde pequeños(as), muchas veces por jugar, los adultos nos preguntan qué queremos ser de grandes; siempre mencionamos una idea, y casi siempre le agregamos un “como…”. Quiero ser abogado como tal persona, quiero ser escritor como tal persona, quiero ser cocinero y ser como tal persona, quiero tener mi banda de rock como tal grupo, etc.

the_big_bang_theory_8

Conforme va pasando el tiempo, y la llegamos a la adolescencia, va despertando en nosotros un sentido de identidad fuertísima. Marcamos nuestra condición de persona frente a los demás identificando algo en nosotros que nos lleve a ser diferentes al resto. Me ha pasado que he recurrido a averiguar los orígenes de mi familia, además el significado de mis apellidos e incluso procedencia y demás; no contento con ello, ya que toma mucho tiempo, buscamos un estilo de actuar y vestir, es aquí donde nos vemos inmersos en grupos de amigos que escucha determinada música, o que practica algún deporte –se me vienen a la cabezas mis épocas de skateboarding, y sobretodo el karate-.

Luego, ya en la universidad –o antes-, comienza a gustarte el jugueteo con el sexo opuesto, y porqué no, a admirar –hormonalmente idiota- aquello que por naturaleza les queda perfecto. Redefines tu estilo e intentas acomodarte conforme has ido desarrollando: tu esencia. Cogemos las manías del grupo de amigos, aprendemos los tips del profesor, tomamos el corte de cabello de algún actor favorito, etc. Los mentores o modelos a seguir, como vemos, van cambiando. Siempre bajo una motivación.

Por último, nos comenzamos a dar cuenta que a lo largo de nuestra vida han aparecido muchas personas que se han ido, pero que han dejado algo en nosotros: modos de pensar, de hacer las cosas, de vestir, de trabajar, etc. A veces, sin querer, terminamos pareciéndonos. Sea para bien o para mal. Total, imitar no es malo, siempre y cuando logremos desarrollar aquello que nos beneficiará en nuestra calidad de persona.

--
@diegoganoza

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Información sin internet

El día de ayer, estuve en un desierto virtual: la realidad. Hoy en día, vivir sin internet es casi impensable. Sin embargo, así como el agua, que es un Derecho fundamental hoy en día, que no llega a todos los lugares por igual –y en determinados casos, no llega-.

A lo que decía. La mayor cantidad de mi información se encuentra subiéndose a la “nube”; a veces creo que es un peligro, pero otras pienso que es una gran ventaja. Sin embargo, cuando responde a un cordón umbilical como es la conexión, es una terrible pesadilla.

 

Desk1

 

En oportunidades como esa, es difícil saber qué hacer. Puedes tener lápiz y papel para reemplazar tu laptop, pero si no tienes la información adecuada, como libros, revistas, etc. No podrás avanzar gran cosa, salvo tu nombre en la carátula.

Por eso, lo que hago es pasar todo a físico, incluso lo que voy “subiendo a internet”. Sí, tengo cuadernos donde al menos escribo las ideas principales, o trabajos enteros. Trato de no perder la información que sé bien –o no tan bien- que utilizaré luego.

Sé que es tedioso e incluso se podría pensar que es una pérdida de tiempo, pero me sirve. Prefiero mil veces a perder un par de hora en traer todo a la “realidad”, que a pasarme varios días a encontrar un acceso a la red.

¿Y ustedes cómo hacen con su información?

--
@diegoganoza

jueves, 14 de noviembre de 2013

La mejor cámara para el Vlogging

Desde hace buen tiempo, comencé un par de vlogs. Sí con “v”, porque dícese del juego de palabras del Vídeo-Blog. A este punto, tengo dos vlogs: uno video-diario, y otro temático. Si aún no los ves, te invito a que los revises un rato.

 

IMG_2546

 

En el Vlog diario es casi seguro que grabe en la calle, en movimiento, ya sea que esté caminando o viajando; para este tipo de uso, la cámara debe ser “discreta”, en tanto forma y color, para que no llame la atención y así también darme un poco de seguridad.

Asimismo, debe ser pequeña, que me de esa facilidad en su manipulación y que no sea más grande que la palma de mi mano. Después de todo esto, y al estar expuesta al sonido de la calle, la captura de voz debe ser, en la medida de lo posible, óptima, que no me de dificultades en la edición del vídeo final.

Y para el Vlog temático, debo de usar una cámara que otorgue una buena calidad de imagen, que me permita jugar con los contrastes, la iluminación, y el desenfoque para trabajar con los puntos de atención. El sonido debe ser impecable en ella, y evitar la intromisión de vibraciones o viento.

 

IMG_2545

 

Como ven, son dos tipos de Vlogs, con los que bien podríamos asumir dos tipos de cámaras para cada uno: estático y dinámico. Digo esto por un tema profesional en cuanto a calidad de imagen, sonido, y prestaciones del equipo. Sin embargo he podido concluir, con buenos resultados, que la Canon que uso actualmente es para recomendar.

Es una Canon Ixus 220 HS:

- HS System (12,1 MP)
- Zoom 5x, 24 mm. IS Óptico
- Cuerpo de acero inoxidable
- Pantalla LCD PureColor II G de 6,7 cm (2,7")
- Full HD, zoom óptico. IS Dinámico
- Modo Smart Auto (32 escenas)
- Ráfaga de alta velocidad y Vídeo a Súper Cámara Lenta
- Resumen de Vídeo
- Modos de disparo creativos

Para más detalles dale click aquí.

Esta recomendación es a base de mi buena experiencia personal con el uso de esta cámara. Esto no es definitivo, ya que existen actualmente mejores equipos e incluso a precios bastante accesibles.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

sábado, 9 de noviembre de 2013

No leas esto por obligación

Hay palabras en este mundo que de sólo escucharlas o verlas, nos causa pereza y pesadez. Palabras que conocemos perfectamente su significado, y por lo tanto asumimos su carga sin haberla asimilado. Palabras como “leer”.

Desde pequeños nos obligan a leer. Cuando nos imponen una actividad es difícil que la hagamos con gusto y de buenas ganas. ¿No es así? Obligarnos significa para nosotros no sólo imposición, sino que además comenzamos a rechazarla. Con esto último no estoy diciendo que no se debería leer, a lo que voy es que podríamos cambiar esta obligación por una necesidad.

Cuando nosotros necesitamos algo, vemos la forma de conseguir satisfacer lo anhelado. No importa el costo, porque querer es poder, y qué mejor motivo que aquello que necesitamos; y más aún, que disfrutamos.

LibLa lectura, una vez asimilada (de obligación a satisfacción) ha cobrado, en muchos casos, una buena cantidad de nuestro tiempo y energía, que bien podríamos haberlos aprovechado si el enfoque inicial del que partimos hubiera sido otro.

Comprender una lectura que nos gusta, nos desestresa y distrae, incluso más que escuchar música, disfrutar una taza de café, e incluso una caminata (el sexo no está dentro de la lista, no se preocupen). Estoy siendo objetivo, no estoy desvalorando estas últimas actividades con la lectura.

Leer y disfrutar de una lectura hace que nuestro cerebro se mantenga joven. La actividad neuronal que se genera dentro: razonamiento, imaginación, etc. Son el gimnasio perfecto para que la fortaleza de nuestro cerebro perdure cuando ingresemos a una edad avanzada, ya que es como cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, su edad y mantenimiento dependerá de la forma cómo lo utilicemos.

Finalmente, leer nos ayuda a desarrollar nuestra empatía. Habilidades como al empatía, son de aquellas que en nuestra sociedad hace muchísima falta. La empatía nos ayudan a identificar mental y afectivamente el estado de ánimo del otro: “ponerse en los zapatos del otro”, como dice el dicho.

Espero que con este post, podamos ver una manera distinta el desarrollo de la lectura, y por ende nuestra comprensión de aquello que se nos comunica. Ya que, en un mundo donde la tecnología ha llevado a otro nivel la masiva forma de comunicarnos, entender lo que recibimos, nos ayudará a ser selectivos y a controlar mejor los canales que nos sirven de fuentes: para nuestra distracción, estudios, trabajos, etc.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Trabaja en lo que quieras

En estos últimos días he escuchado decir que el Perú está creciendo, y que hay mucho trabajo por estos lares. Ya han salido a la luz diversos estudios e informes que dan a conocer las demandas profesionales y técnicas que requiere el país para satisfacer un mercado laboral en constante crecimiento.

Veo que muchos optan por conseguir un trabajo en una empresa, y en esto último puedo decir que soy testigo de que muchos amigos y conocidos cercanos han posicionado sus labores en importantes empresas, cosa que me sorprende y alegra mucho.

Writer - Diego GanozaPor otro lado, como sabemos, trabajar en una gran empresa, tiene muchísimas ventajas y desventajas; y armar tu propia empresa, también tiene lo suyo, la mayoría de motivos bastante seductores para mí.

En lo personal, estoy optando por hacer mi propia empresa. Estudio Derecho, y lo que podría venirte a la mente es que arme un Estudio de Abogados, una empresa Consultora, o quizás alguna sucursal de alguna firma de prestigio.

La verdad es que no descarto ninguna de esas ideas, ni tampoco descarto las que yo tengo en mente; ya que con el transcurrir del tiempo, y desarrollando mi carrera en diversos centros laborales, estoy descubriendo poco a poco que las herramientas de vida: como la experiencia y los estudios, no son más que “medio” para alcanzar aquello que verdaderamente vendría a ser “tu trabajo”, aquello que te dará bocados de felicidad.

Porque hacer lo que te gusta  y ganar dinero con ello, es lo ideal para muchos. Lo único laborioso en esta etapa es saber y conocer cómo redirigir esos esfuerzos y conocimientos a lograr aquello que te gusta hacer.

Muchos dicen que el negocio de McDonalds es la venta de las hamburguesas, pero la verdad es que su negocio no son las hamburguesas, es el sistema que hay detrás. ¿Por qué si mi abuela cocina mejores hamburguesas que McDonalds, no tiene tanto éxito de ventas como lo tiene esta empresa? Pues bien, el tema es que no importa lo que vendas, por muy insignificante que sea, siempre habrá la forma de hacerlo atractivo.

Espero que te animes y comentes un poco de lo que piensas acerca de esto último. ¿Cómo hacer atractivo algo que para ti posiblemente no lo es?

Hasta el siguiente post.

--
@diegoganoza