viernes, 17 de enero de 2014

#MovieTime La vida secreta de Walter Mitty

Hace algunos días, motivado por un vídeo realizado por Cayse Naistat, fui al cine con Raquel. Fuimos a ver La vida secreta de Walter Mitty.

Trata básicamente acerca de un tímido empleado de una editorial que consigue evadirse de su gris existencia imaginando que es el protagonista de grandes aventuras (sueña despierto, en cierta forma); hasta que un día, su sueño se hace realidad cuando conoce a una misteriosa mujer que le implica en una peligrosa misión... Remake de ‘La vida secreta de Walter Mitty’ (1947), película dirigida por Norman Z. McLeod e inspirada en un relato de James Thurber.

Es también dirigida y protagonizada por el gran Ben Stiller. Y con una breve, pero muy genial actuación de Sean Penn. Este último aparece en una de las escenas que quizá llamó más mi atención, ya que el argumento de su personaje y el entorno en el que se desarrolla hace un llamado de atención a lo que quizá, se vive hoy en día. Rodeados todos de tecnología y variedades maneras de compartir información.

Sean Penn protagoniza a un fotógrafo, muy famoso, que viaja a lugares insólitos y lejanos, donde realiza tomas fotográficas espectaculares, las que son muy codiciadas, y por supuesto vendidas y publicadas en la ciudad, a través de los fascículos de la revista donde trabaja el personaje de Stiller.

El personaje de Penn, termina concluyendo en uno de los diálogos que no todo lo que vemos es susceptible de ser “compartido”, no todo debe ser publicado. Ya que existe un momento, una sensación de incomparable exquisitez en la vida que es digna de ser saboreada y disfrutada en su momento. Disfrutada a través de nuestros sentidos y nuestro tiempo. Nuestro tiempo.

Es muy cierto. Hoy en día compartimos tantas cosas con todos; ya sea por internet, llamando por teléfono, publicando fotos, que nos olvidamos de la esencia de los momentos que vivimos. Momentos que tal vez sean sólo nuestros y con quienes lo disfrutamos en su momento, y que luego, quizá,  no se repitan jamás.

SeanPenn Les invito a que vean la película. Admito que me gustó bastante. Más allá de las evaluaciones sicológicas que deseen hacerle al personaje de Stiller, pienso que deberían disfrutarla entera, de comienzo a fin. Para que al final, disfruten de los contrastes, anécdotas, e intrigas de la película.

¡Hasta el siguiente post!

--
@diegoganoza

No hay comentarios: